La piel de tu bebé

La piel del bebé no funciona igual que la de los adultos:
es vulnerable por naturaleza.

Cómo bañar a un bebé o a un recién nacido

A veces resulta complicado saber exactamente cómo bañar a un bebé o a un recién nacido, por lo que te presentamos algunos consejos sencillos para que la hora del baño sea un momento agradable, ideal para fortalecer vuestro vínculo y aportar bienestar al bebé.

Debes tener en cuenta diversos factores, como la temperatura del agua o qué productos usar debido a que el baño de tu bebé es el primer paso para establecer en su rutina diaria la higiene y el cuidado, por eso, la hora del baño debe ser un momento especial, tranquilo y con los productos más apropiados.

Un baño diario a la temperatura ideal

El agua no debe estar ni demasiado caliente, porque reseca la piel, ni demasiado fría, porque puede ser incómodo para el bebé. Baña a tu bebé durante cinco o diez minutos a una temperatura de 37 °C.

Un gel limpiador suave y adaptado

El jabón tradicional tiene un pH alto y agentes limpiadores  fuertes que pueden dañar el manto hidrolipídico de la piel. Por eso, el Laboratorio Dermatológico La Roche-Posay formuló LIPIKAR Gel de Ducha para limpiar y proteger suavemente la piel del bebé preservando, al mismo tiempo, el pH.

Recomendaciones

La Roche-Posay ofrece productos para cubrir las necesidades de la piel extremadamente seca y con tendencia atópica. Empieza añadiendo unas gotas de LIPIKAR Aceite al baño para proteger la piel de tu bebé. Después, báñale con LIPIKAR Syndet, un gel en crema que limpia la piel muy seca sin resecarla.

Usa la yema de los dedos

Para un lavado más suave reduciendo al mínimo la fricción, usa tus dedos para enjabonar a tu bebé, compartiendo un momento íntimo muy especial.

Secar cuidadosamente

Seca con cuidado al bebé con una toalla limpia y presta atención a los pliegues de la piel para no dejar ninguna zona húmeda, lo que podría causar irritación.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin