• Inicio>
  • Agua termal de La Roche-Posay: una auténtica maravilla de la naturaleza

Con Agua Termal de La Roche-Posay calmante y antioxidante

Agua termal de La Roche-Posay: una auténtica maravilla de la naturaleza

Utilizada por primera vez para el cuidado de la piel en 1928, el Agua Termal de la región de La Roche-Posay ha sido caracterizada durante años por sus innumerables beneficios para la piel. Un activo esencial en el cuidado de numerosas afecciones de la piel como eczema o psoriasis, sus beneficios excepcionales proporcionan un alivio instantáneo a las miles de personas que visitan el Centro Termal de La Roche-Posay cada año.

La leyenda a prueba de ciencia

Fue Bertrand Du Guesclin, el comandante en jefe de la armada de Carlos V, quien dijo haber descubierto el manantial en su regreso de las tierras españolas a finales del siglo 14: segun cuenta la leyenda, su caballo había venido sufriendo de eczema y tras sumergirse en el manantial re-emergió completamente curado. Algo de cierto debe contener esta leyenda, ya que en 1897 se consideró de interés público al spa construido por Napoleón varias décadas antes.

Transcurrieron varios años hasta que la leyenda sobre el agua naturalmente excepcional se confirmó gradualmente gracias a la ciencia moderna. Gracias a sus propiedades inmunomoduladoras (en otras palabras, la capacidad de actuar en el sistema inmunológico), tiene la capacidad de inhibir los mediadores de inflamación y garantizar un efecto calmante instantáneo. Es también el único agua termal del mundo que goza de tal concentración en selenio, la cual le proporciona incomparables propiedades antioxidantes, perfectas para luchar el estrés oxidativo y el envejecimiento cutáneo.

Un spa 100% dermatológico

Con más de 8.000 visitantes cada año, siendo aproximadamente un tercio niños, el Centro Termal de La Roche-Posay es hoy el principal centro dermatológico de Europa para pieles sensibles y debilitadas. Además de  las propiedades inigualables del Agua Termal de La Roche-Posay,  los pacientes disfrutan de cuidados proporcionados por nueve dermatólogos que se involucran en cada fase del tratamiento.

El mismo agua para tratar diferentes condiciones cutáneas

Un centro dermatológico internacionalmente reconocido especializado en tratar trastornos en la piel, el Centro Termal de La Roche-Posay ofrece a sus pacientes diferentes tipos de estancias, la mayoría de ellas financiadas por el sistema de sanidad público Francés. Casi dos tercios de los visitantes del centro acuden a recibir tratamientos calmantes para tratar eczemas o psoriasis, enfermedades cutáneas particularmente obvias que pueden tener consecuencias significativas en la calidad de vida de los pacientes afectados. En total, un 50% de los tratamientos dermatológicos ofrecidos en Francia se gestionan en este Centro Termal de La Roche-Posay.

En 2009, el Centro Termal se comprometió por primera vez a dar la bienvenida a pacientes bajo tratamiento oncológico. Su ambición es restaurar el confor y la mobilidad de las zonas cicatrizadas y reducir los efectos secundarios cutáneos asociados a tratamientos de la radioterapia o quimioterapia. Casi 5.000 personas han completado ya este innovador tratamiento post-oncológico, un dato que refleja la creciente confianza de los oncólogos en los maravillosos beneficios del Agua Termal de La Roche-Posay.

Pureza excepcional certificada

El Agua Termal de La Roche-Posay se somete a una media de 1.000 test anuales. El objetivo es asegurar su calidad a lo largo de todo el año. El Agua Termal es tan pura que los visitantes al spa son animados incluso a beber de la misma a lo largo de su estancia.

Un agua reconocida por el estado desde el Siglo 17

  • Desde 1617, la reputación terapéutica del agua termal de La Roche-Posay fue tal que Pierre Milon, doctor de Enrique IV y Luis XIII, acudió en persona a estudiar sus beneficios.
  • A principios del Siglo 19, Napoleon, entonces General Bonaparte, en su regreso de Egipto, pidió que se construyera un hospital termal para tratar a los soldados con enfermedades cutáneas.
  • En 1897, el lugar fue oficialmente reconocido por la Academia Francesa de Medicina.
  • En 1905, el primer Centro Termal abría sus puertas.
  • En 1913, la Academia Francesa de Medicina declaró oficialmente La Roche-Posay como un pueblo spa para el cuidado de la piel.