#NoMasGranos

Nuestros expertos te ayudan a terminar con ellos

Sol, estrés y contaminación : ¿Cómo afectan al acné?

v_article-acne_city.jpg

Sobrecargados, privados del sueño y realizando varias tareas a la vez constantemente, los urbanitas están acostumbrados a verse con muestras de cansancio y un rostro apagado frente al espejo. ¿Pero sabías que el ambiente de una ciudad también puede agravar tu acné? Así es como el sol, la contaminación y el estrés forman un «equipo» enemigo de tu rostro. A continuación, te mostramos algunos consejos sobre cómo combatir el acné en la ciudad.

Las partículas de contaminación de las ciudades pueden penetrar en la piel

Una de las principales preocupaciones en las ciudades es la contaminación. Pequeñas partículas conocidas como PM 2.5 pueden apretar la barrera protectora de la piel y causar estragos. Desencadenan una reacción que empieza por la oxidación del sebo en la superficie de la piel, seguida de un incremento en la producción de grasa y de hiperqueratosis, lo que conlleva más células muertas en la superficie.


¿Y cuál es el resultado final? Los puntos negros empeoran y pueden aflorar otros nuevos.


Todo el mundo habla sobre los peligros la contaminación, pero, ¿qué tipo de cuidado diario ayuda a que la piel se defienda por sí misma? Las texturas antiadherentes pueden funcionar a la hora de evitar que las partículas de la contaminación se adhieran a la piel y la empeoren, por lo que son un buen punto de partida.

La exposición solar puede empeorar el acné, aunque siempre se haya creído lo contrario.

La luz UV es otro enemigo de belleza (porque, sí, un día soleado puede tener su lado negativo). De hecho, un mito sobre las espinillas que nunca se acabará es que la luz solar es la salvación de las pieles propensas al acné. ¡Error! A muy corto plazo, el bronceado puede hacer que tu rostro parezca más uniforme, pero los efectos desecantes del sol provocarán que tu piel sufra un efecto rebote y «acelere» la producción de sebo tras tus vacaciones. El sebo combinado con un engrosamiento de la capa externa de la piel obstruirá los poros e impedirá que el sebo se libere adecuadamente.


¿Y cuál es el resultado final? El sol modifica el comportamiento de la piel, haciéndola más propensa a los granitos.


La piel necesita una protección específica que la proteja de la radiación ultravioleta. ¿El primer paso? Protección UV de amplio espectro que proteja contra la radiación UVA y UVB. Opta por fluidos sin aceites y texturas no comedogénicas.

El estrés agrava las imperfecciones de los rostros más propensos a padecerlas.

Largas jornadas de trabajo, exámenes o fechas de entrega, un panorama competitivo enloquecedor...  ¿Te has dado cuenta alguna vez de que tu rostro tiende a sufrir cuando las cosas se ponen difíciles? Pero no estás solo: la investigación científica ha demostrado que hay relación entre los altos niveles de estrés y la severidad del acné. (1) La realidad es que los médicos todavía no han descubierto con exactitud la procedencia de los efectos del estrés, pero se piensa que las hormonas del estrés están involucradas y que éstas provocan que las glándulas sebáceas fabriquen más sebo, lo que convierte a la piel en un terreno fértil para la aparición de imperfecciones.


¿Y cuál es la conclusión? Que no es imaginación tuya: el estrés es un desencadenante real del acné. En lo que se refiere al estrés en las ciudades, cada persona debe encontrar su propio método para mantenerse «zen»: salir con los amigos, ir al gimnasio o solo alejarse de la televisión. Asegúrate de sacar tiempo para ti mismo: tu piel te lo agradecerá.

(1) Acta Derm Venereol. 2007;87(2):135-9. Study of psychological stress, sebum production and acne vulgaris in adolescents. Yosipovitch G, Tang M, Dawn AG, Chen M, Goh CL, Huak Y, Seng LF.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin