#NoMasGranos

Nuestros expertos te ayudan a terminar con ellos

Espinillas. ¿Es bueno quitárselas?

v_article-to-pop-or-not.jpg

Imagínate la escena. Hoy es tu gran día. Tienes una cita, una fiesta, una entrevista de trabajo... Te vas derecho a la ducha para empezar a arreglarte, cuando algo te salta a la vista al mirarte en el espejo... Ahí está: enrojecido, protuberante y listo para salir. Justo en la punta de la nariz...


¿Y cuál es tu reacción inmediata? ¡Apretar al intruso hasta hacerlo desaparecer! Y esto aunque los dermatólogos han estado diciéndonos lo mismo a todos los pacientes durante décadas: ¡no te toques los granitos! Pero, ¿por qué es tan malo atacar las imperfecciones con las uñas de los dedos? Le hemos preguntado esto mismo al doctor Philippe Beaulieu para conocer su opinión como experto.
«Siempre recomiendo a los pacientes que resistan la tentación de apretarse las espinillas. Parece una solución rápida, pero en realidad estás empeorando el problema.»


Y os explico por qué: cuando te aprietas una espinilla, estás rompiéndote literalmente la piel. Esto puede dañar el folículo piloso infectado y aumentar la inflamación. Y es lo que más les preocupa a los dermatólogos, porque una inflamación intensa causa cicatrices de acné. También puede que propagues la infección original a las zonas colindantes de la piel, o incluso causarle una nueva infección con las uñas.



«La verdad es que apretarse los granitos es un hábito perjudicial que conviene evitar.»
Así que ahí lo tienes. A veces un poco de fuerza de voluntad y paciencia traen resultados. Y recuerda que tienes un enorme arsenal de ingredientes que combaten el acné en tu farmacia de barrio, para que puedas tener la solución en tus manos... y no solo literalmente.


Haz clic aquí para obtener más información sobre los principales agentes que destruyen tu piel.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin