La piel de tu bebé

La piel del bebé no funciona igual que la de los adultos:
es vulnerable por naturaleza.

Cómo cuidar del acné neonatal y la costra láctea

Durante sus primeros meses de vida, los bebés tienen tendencia a sufrir enfermedades cutáneas infantiles e inflamación. Dos de las afecciones más comunes y conocidas son el acné neonatal y la costra láctea. Aunque no hay que preocuparse porque suelen desaparecer por sí solas, aquí tienes varios consejos que te ayudarán a tratarlas si aparecen.

Acné del bebé

El acné neonatal puede desarrollarse durante las primeras dos semanas después del nacimiento. Consiste en la aparición de granitos rojos en el rostro, especialmente en las mejillas, frente, barbilla y, ocasionalmente, también en la espalda. La piel de los granitos y la zona de alrededor se enrojecen. Este fenómeno puede empeorar con el calor o cuando el bebé está nervioso.

El acné neonatal suele desaparecer sin ningún tratamiento dermatológico unos meses después de aparecer. Para evitar la irritación de la piel del bebé durante el baño o la ducha, puedes utilizar LIPIKAR Syndet, que es muy suave en la piel sensible de los bebés. Ten a mano el Agua Termal de La Roche-Posay para aplicarla levemente en el rostro y otras zonas afectadas y calmar la piel de tu bebé.

Recomendaciones

Si bien no es necesario tratar el acné neonatal, se debe tener cuidado de no utilizar productos o aplicar tratamientos que pudieran agravar el estado de la piel del bebé, como jabones enriquecidos con lípidos , pomadas grasas o productos anti-acné específicos para adolescentes y adultos.

Costra láctea

La costra láctea, también conocida como dermatitis seborréica, es en apariencia similar a la caspa. Es causada, principalmente, por el exceso de sebo en el cuero cabelludo y se presenta como manchas rojas en la cabeza del bebé. La costra láctea, generalmente, aparece en los bebés sobre los ocho meses de edad. Varios factores pueden causar la costra láctea, como un historial de eccema, una predisposición hereditaria o la persistencia de las hormonas de la madre en el cuerpo del bebé.

Masajea suavemente el cuero cabelludo de tu bebé con un producto o limpiador especial cada día durante su baño. Esto suavizará los parches escamosos y hará que se desprendan del cuero cabelludo para que caigan por sí solos. Al final de la rutina del baño, puedes aplicar Agua Termal de La Roche-Posay para suavizar la piel de tu bebé.

Recomendaciones

Para prevenir infecciones, evitar rascar las costras.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin