La piel de tu bebé

La piel del bebé no funciona igual que la de los adultos:
es vulnerable por naturaleza.

SOS Culito irritado

El culito de tu bebé es una zona de ajetreo diario, lo que puede provocar irritación y rojeces. En otras palabras, dermatitis del pañal.

El culito de tu bebé: una zona muy sensible

Aunque su nombre médico, eritema, suena amenazante, la dermatitis del pañal es un episodio benigno que puede afectar a todos los bebés. Hay varios factores que pueden desencadenar este enrojecimiento e irritación:

  • 1Las nalgas del bebé pasan mucho tiempo húmedas. Además, están en contacto constante con la orina y las heces, ambas ácidas. Este fenómeno empeora cuando el tiempo es cálido.
  • 2Los pañales demasiado pequeños o que no se cambian frecuentemente también pueden empeorar la irritación. Además, en cuanto tu bebé empieza a sentarse, sobre los seis meses, el roce adicional aumenta el riesgo de dermatitis del pañal.
  • 3Las molestias en los dientes y las gripes comunes entre los bebés pueden ir acompañadas por irritación en el culito.
  • 4Una rutina de limpieza y productos poco adecuados para la piel frágil del bebé.

Estadística

Del 10 al 15%

de las consultas a pediatras incluyen dermatitis del pañal

¿Cómo afrontar la dermatitis del pañal?

Cuando tu bebé se ve afectado por la dermatitis del pañal, su culito necesita un tratamiento suave y calmante. En general, las lesiones desaparecen entre 2 y 4 días, siempre y cuando se combine la rutina ideal con los productos adecuados.

Para limpiar la zona irritada, usa CICAPLAST Baume B5. Sus propiedades calmantes y purificantes liberan la piel de impurezas . Después, aplica una crema protectora y reparadora en movimientos circulares suaves para calmarla. También es importante dejar al aire las zonas afectadas siempre que sea posible.

¿Cómo se puede prevenir la dermatitis del pañal?

Para prevenir la dermatitis del pañal, adopta estos hábitos sencillos pero esenciales:

  • Compra pañales de la talla apropiada para tu bebé. Cambia el pañal tan pronto como esté mojado o sucio para evitar el contacto prolongado entre el culito del bebé y la orina o las heces. Incluso si está limpio, el pañal debe cambiarse como mínimo cada 3 horas.
  • Limpia el culito de tu bebé cada vez que le cambies el pañal con un gel ultra suave y sin jabón como LIPIKAR Syndet. Evitar los jabones, geles de ducha, guantes y esponjas. También es preferible evitar el uso de toallitas que fomentan el roce y pueden irritar la piel de los más pequeños.
  • Seca con cuidado su culito y los pliegues inferiores.
  • No esperes a que aparezcan enrojecimiento o irritaciones para actuar: aplica una crema protectora en cada cambio de pañal.
  • Facebook
  • Twitter
  • Pin