• Inicio>
  • Piel sensible: la importancia de escuchar cómo se siente el paciente

Para mejorar la vida de las pieles sensibles

Piel sensible: la importancia de escuchar cómo se siente el paciente

Una persona con piel sensible o problemática (intolerante o con tendencia a la atopia o al acné) suele experimentar una sensación particular y específica que a veces es difícil describir con palabras. Sin embargo, en La Roche-Posay estamos convencidos de que es esencial tener en cuenta ese aspecto psicológico para ofrecer una solución global, innovadora y efectiva a las personas con una piel tan frágil.

Más allá de los síntomas: la cuestión de la calidad de vida

Tal y como ha demostrado un estudio financiado por La Roche-Posay, en la actualidad más del 50 % de las mujeres definen su piel como sensible1. Causada por una mayor respuesta de las terminaciones nerviosas epidérmicas y un descenso en el umbral reactivo2, esta sensibilidad se refleja en signos clínicos: rojeces, rubor, irritación, etc. Ante estos signos, en La Roche-Posay nos esforzamos a diario para establecer el equilibrio perfecto entre la efectividad y la tolerancia en todas nuestras fórmulas.

Sin embargo, más allá de estos signos clínicos que puede identificar un dermatólogo, la sensibilidad de la piel, como ocurre con otras afecciones dermatológicas (atopia, eccema, acné, rosácea, etc.), puede tener efectos aún peores. La calidad del sueño, la confianza en uno mismo, el bajo rendimiento en los estudios o el trabajo... Las consecuencias de los problemas de la piel a veces pueden arruinar la vida de los que los sufren. Pero, aun así, su importancia se suele infravalorar. Para nosotros, la única opción posible es responder con la misma determinación con la que se responde a los síntomas físicos.

Una herramienta con visión de futuro: el índice de calidad de vida

Conscientes de la dificultad de medir las impresiones de cada persona, La Roche-Posay decidió usar criterios analíticos científicos. Por este motivo optamos por adoptar una herramienta de referencia patentada que se utiliza en diferentes campos médicos para medir la correlación entre los signos clínicos y los impactos negativos en la vida diaria: el índice de calidad de vida.

En varias fases de la evaluación de nuestros productos de cuidado de la piel, entregamos a voluntarios un cuestionario donde se les pregunta por diferentes aspectos de su vida diaria: sentimientos negativos, trastornos del sueño, vida social, etc. Al comparar los resultados obtenidos al principio y al final del estudio, podemos medir la efectividad de nuestros productos en la calidad de vida de los pacientes. Esta fabulosa herramienta representa una nueva oportunidad a la hora de desarrollar programas terapéuticos a medida que resulten más efectivos y precisos, y se ajusten a todas las necesidad de la piel sensible, desde los signos clínicos al impacto psicológico.

Te acompañamos en tu camino hacia el bienestar

Además de productos efectivos a medida delicados con la piel sensible, La Roche-Posay ofrece talleres para los afectados por ciertas patologías, durante los que pueden aprender a sentirse mejor con su imagen gracias a técnicas de maquillaje correctivo, así como a adoptar unos pasos diarios que hagan su vida más cómoda.

1Estudio realizado con 3000 mujeres de China, Brasil, Estados Unidos, Alemania y Francia.
2Fuente: L'Oréal Recherche.