3 preguntas a un experto

Una respuesta antiedad específicamente adaptada a las necesidades de las pieles sensibles

Resources\Visuels\V4\Headers\Articles\INT\v_header_3questions_default.jpg

Arrugas superficiales, profundas, pérdida de firmeza... Además de los signos clásicos del envejecimiento, las pieles sensibles son susceptibles al enrojecimiento, que marca el rostro. Actualmente una de cada dos mujeres declara tener la piel sensible. Por lo tanto, resulta crucial aportar respuestas a sus necesidades antiedad.

¿Por qué se dice que las pieles sensibles envejecen más rápido que las tradicionales?

El envejecimiento reside en la pérdida de uniformidad del tono de las pieles sensibles

El origen del envejecimiento cutáneo acelerado es un «estrés microinflamatorio», mucho más frecuente en las pieles sensibles. Desempeña un papel fundamental pero imperceptible en la aparición de las arrugas y la pérdida de firmeza, contribuyendo a la degradación de las fibras que constituyen la dermis. Por otro lado, un estudio reciente ha demostrado que, independientemente de la edad, las pieles sensibles se caracterizan por una tendencia al enrojecimiento más pronunciada que las pieles normales. Con el tiempo estos enrojecimientos acentúan la pérdida natural de uniformidad del tono de la piel y se añaden a las arrugas y a la pérdida de firmeza.

Vitamina C y retinol. ¿Cuáles son las diferencias entre estos dos agentes antiedad?

Dos agentes antiedad de acción complementaria

La vitamina C y el retinol son dos agentes de referencia en dermatología debido a su acción antiedad. El retinol consta de una eficacia innegable ante el envejecimiento. Su acción superficial es espectacular: afina el grano de la piel, difumina las imperfecciones y alisa las arrugas superficiales. También es activo en profundidad: regenera las células y fabrica colágenos y elastina. En cuanto a la vitamina C, se trata de un potente antioxidante que además posee propiedades procolagénicas y fortificadoras de los vasos sanguíneos. Su ventaja consiste en que permite rellenar las arrugas, reafirmar la piel y uniformizar el tono de la piel.

¿Es posible combinar la acción de varios agentes antiedad cuando se tiene la piel sensible?

Lo esencial es su eficacia respecto a la piel sensible

Como en todas las pieles, se aconseja combinar las acciones de diferentes agentes para obtener el mejor resultado posible. Pero para las pieles sensibles, es vital utilizar fórmulas adaptadas a este tipo de pieles. Con Redermic, las pieles sensibles poseen por fin un ritual completo para una corrección antiedad reforzada de todos los signos del envejecimiento. Redermic [R] corrige los signos clínicos del envejecimiento: arrugas acentuadas, manchas precoces o piel espesa de grano irregular. Y Redermic [C] refuerza su acción contra las arrugas, la pérdida de firmeza y la uniformidad.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin

Recomendado para ti

See all articles