Testimonios

"¡Esas rojeces tan poco atractivas ahora son algo del pasado!"

Resources\Visuels\V4\Headers\Articles\INT\v_header_testimonies_default.jpg

Con los primeros signos de envejecimiento y los cambios de temperatura, la piel del rostro de Emilie sufría rojeces difusas y venitas visibles. Después de visitar a su dermatólogo y usando productos específicos, ha recuperado la frescura de su piel. Esta es su recomendación.

Contexto

Emilie, ¿siempre has tenido la piel sensible?

Mi piel siempre ha sido fina por naturaleza y bastante sensible, pero sin ningún problema en especial. Una crema hidratante diaria era todo lo que necesitaba. Pero hace unos meses, noté algunos cambios y mi piel se volvió mucho más sensible que antes…

Síntomas

En concreto, ¿cómo se manifestó esta sensibilidad?

Yo noté en particular la aparición de rojeces en mi cara, principalmente en los pómulos. Incluso tenía venitas visibles a los lados de mi naríz. También noté que el sol o los cambios de temperatura, en general, empeoraban mis rojeces…Sin mencionar el estrés o las emociones que hacían que tuviera rubores! En pocas palabras, mi piel cada vez era más y más sensible y empeoraba según pasaba el tiempo: incluso  usando mucho maquillaje no podía ocultar mis rojeces.

La solución

Entonces, ¿qué hiciste?

Seguí el consejo de mi madre y fui al dermatólogo. Me explicó que tenía la piel particularmente reactiva y con tendencia a  sufrir una eritrocuperosis. Para cuidar mi piel, me recomendó una crema  anti-rojeces, ideal para tratar este problema. También me aconsejó cambiar mi jabón normal por una leche limpiadora suave.
Vuelvo a tener una piel fresca y aquellas rojeces tan poco atractivas son ahora algo del pasado...

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin

Recomendado para ti

See all articles