Chat

Envíanos un correo

Volver a laroche-posay.com
Save your skin

Los factores de riesgo del cáncer de piel: qué buscar y cómo encontrarlo en sus primeras fases

Pasar demasiado tiempo al sol sin protección frente a los rayos UV adecuada puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel.

Pasar demasiado tiempo al sol sin protección frente a los rayos UV adecuada puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de piel, pero dos personas que pasan la misma cantidad de tiempo al sol no están necesariamente al mismo nivel de riesgo. La genética y tu historial de exposición al sol pueden aumentarlo o disminuirlo.Nuestra lista te puede ayudar a determinar si estás en riesgo alto de sufrir cáncer de piel.

  • Tienes las piel clara (Tipo 1 o 2). Tu piel se broncea muy poco o nada y si te quemas fácilmente.
  • Tienes pecas o lunares en una variedad de formas, tamaños y colores.
  • Te quemaste de forma severa cuando eras niño o pasaste mucho tiempo al sol (especialmente entre las 11 a.m. y las 3 p.m.) en tu niñez y adolescencia.
  • Hay un historial de cáncer de piel en tu familia.
  • Tienes muchos lunares, incluso algunos que son grandes, con forma irregular o con colores distintos.
Si te suena alguna de las opciones de arriba, no te preocupes. Esto solo significa que tienes que ser un poco más consciente y riguroso al llevar protector solar y al protegerte del sol.

REVISAR LUNARES SOSPECHOSOS: TAN FÁCIL COMO EL ABECEDARIO (ABCDE)

Encontrar los lunares sospechosos pronto es la clave a la hora de tratar y curar el cáncer de piel, pero tienes muchas manchitas y lunares que vigilar y, al mirarlos todos parecen un poco raros. ¿Cómo vas a saber cuáles son "sospechosos" si no tienes formación como dermatólogo?
El método ABCDE para los lunares es una lista de pautas creada por dermatólogos para ayudarte a reconocer e identificar los que son sospechosos. Úsalo para revisar tus lunares y los de tus seres queridos de forma regular. 

  • Asimetría – : si "doblaras" el lunar a la mitad, ¿serían ambos lados idénticos?
  • Bordes – ¿son los bordes picudos o irregulares en lugar de lisos?
  • Color – ¿es el lunar de un solo color sólido o es una mezcla entre negro, marrón y/o rojo?
  • Diámetro – aunque los melanomas no son necesariamente grandes, cualquier lunar de más de 6 cm de diámetro debe monitorizarse concienciudamente.
  • Evolución – ¿notas tu lunar cambiado o diferente? Si llevas tiempo con él y ha cambiado totalmente su apariencia (su color o tamaño), ve a que lo estudie un médico.

Las estadísticas muestran que el 70% de los melanomas no se originan de lunares ya existentes, así que asegúrate de vigilar los nuevos lunares y los cambios que se produzcan en los antiguos*

AUTOEXPLORACIÓN DE LA PIEL ¿DÓNDE MIRO?

Pista práctica: El cáncer de piel o solo aparece en zonas que se exponen regularmente al sol. Los lunares son como ninjas, se esconden donde menos te lo esperas. Asegúrate de comprobar las zonas escondidas: entre los dedos de las manos y los pies, las ingles, las plantas de los pies y detrás de las rodillas. Usa un secador para ayudarte a inspeccionar el cuero cabelludo y un espejo para comprobar la parte de atrás de tu cabeza. O queda con un amigo para poder comprobar las zonas escondidas de cada uno.

EN CASO DE DUDA, CONSULTA A UN PROFESIONAL

Si estás considerado en riesgo alto para sufrir cáncer de piel, si has notado una nueva lesión sospechosa o un lunar que ha cambiado su apariencia, o si nunca has ido al médico para que estudie tu piel, es buena idea que un dermatólogo lleve a cabo una revisión de lunares preventiva. 

Recuerda que la exposición al sol sin protección puede provocar que los lunares se conviertan en cáncer de piel, así que es vital que además de comprobar tus lunares regularmente te protejas del sol adecuadamente como parte de tu rutina de piel diaria, especialmente si perteneces a un grupo de alto riesgo.

*http://www.euromelanoma.org/intl/node/77

  • Facebook
  • Twitter
  • >Pin

LA MEJOR PROTECCIÓN SOLAR PARA MÍ

Nuestro enfoque en 3 pasos para protegerte del cáncer de piel