Esta herramienta ofrece consejos sobre la mejor manera de cuidar dermocosméticamente tu piel, aunque no reemplaza la consulta y el diagnóstico de un médico. Si tus síntomas no están incluidos, consulta en primer lugar a tu médico de cabecera. Este te remitirá al especialista adecuado.