Una mejor piel durante el cáncer

El cuidado de la piel y cómo sentirse mejor durante los tratamientos contra el cáncer.

Limpieza e hidratación de la piel durante el cáncer

Comparte este artículo

  • 7107
  • Facebook
  • Twitter
  • Pin

Las diversas terapias oncológicas producen, en mayor o menor medida, efectos secundarios sobre tu piel. Es posible que sientas molestias en tu piel, que se vuelva áspera al tacto, tirante, tensa, con picor o incluso descamación, sobre todo en las extremidades. Es importante prestar atención a estas señales y tratar de cuidar y mantener el confort de la piel; por ejemplo, puedes aplicarte nuestras cremas hidratantes para pacientes de radioterapia o quimioterapia.


Carine Larchet, experta en dermocosmética y maquillaje corrector, del Laboratorio La Roche-Posay, nos revela su rutina de piel específica para pacientes con cáncer.


Cómo limpiar e hidratar tu rostro

Es importante cuidar la piel antes, durante y después del tratamiento oncológico para minimizar las molestias y efectos secundarios en la piel

Ritual matutino: rutina diaria para tu rostro

  • 1Aplica Agua termal de La Roche-Posay.
  • 2Aplica la crema hidratante Toleriane Ultra
  • 3Aplica el contorno de ojos Toleriane Ultra ojos
  • 4Aplica el protector solar Anthelios Fluido

Ritual vespertino: rutina diaria para tu rostro

  • 1Limpia tu rostro
  • 2Prepara tu piel
  • 3Aplica una crema hidratante
  • 4Revitaliza el contorno de ojos con un micromasaje

Cómo limpiar la piel de tu rostro

La piel de tu rostro está sometida a múltiples agresiones, contaminación, luz,  radiaciones ultravioletas; transpira y se ensucia con más facilidad que la del cuerpo. Para cuidarla adecuadamente, comienza por limpiarla cuidadosamente todos los días, mañana y noche con productos de limpieza suavees, hipoalergénicos, testados clínicamente bajo control dermatológico. En caso de duda, consulta con tu médico o con tu farmacéutico..

Evita el uso de toallitas desmaquillantes, que pueden  irritar tu piel sensible, así como los jabones naturales, tónicos formulados a base de alcohol o algunos aceites esenciales, ya que pueden resultar desecantes e irritantes.

Si tu piel es sensible, es recomendable usar una  leche limpiadora. Deposita una pequeña cantidad sobre tu frente, nariz, mejillas, mentón y cuello y realiza un masaje muy suave, en sentido circular, con la yema de los dedos.  Elimina la leche limpiadora con un algodón, un pañuelo de papel (no perfumado)  o una gasa, impregnados con agua termal. Evita ,en la medida de lo posible, el agua del grifo ya que puede contener elementos que sean irritantes.


Como limpiar tu cuerpo

En lugar de gel normal sin perfume, usa productos tipo syndet ("jabones sin jabón"), bien en pastilla o líquidos, según tus preferencias,, o aceites limpiadores sin perfume. Aclara bien, idealmente con agua templada, que resulta menos irritante; seca tu piel con cuidado sin frotar, por medio de ligeros toques, con una toalla suave y esponjosa

Mejor duchas cortas con agua templada, en lugar de baños calientes prolongados, que pueden resultar agresivos para tu piel y provocarte picor.

Mejor duchas cortas con agua templada, en lugar de baños calientes prolongados, que pueden resultar agresivos para tu piel y provocarte picor.

Lava tu ropa con detergente hipoalergénicos, sin perfume y evita utilizar aditivos y suavizantes, para evitar cualquier tipo de irritación en tu piel sensible.

Cómo hidratar tu rostro

Cada día, hidrata o nutre cada zona de tu rostro con productos específicos para sus necesidades. Usa productos de cuidado de la piel específicos para la zona frágil del contorno de ojos. Nutre regularmente y protege tus labios con un bálsamo hidratante.

Una vez a la semana, usa una mascarilla hidratante en tu rostro durante treinta minutos, para aliviar la tirantez de la piel y dar a tu rosttro un aporte extra de luminosidad.

También puedes guardar tu producto de contorno de ojos en el frigorífico para  conseguir una sensación refrescante y reducir las bolsas y las ojeras.

Cómo hidratar tu cuerpo

Después de la ducha, seca tu cuerpo cuidadosamente con una toalla suave o un albornoz, sin frotar.

Hidrata tu cuerpo todos los días con un bálsamo nutritivo relipidizante, como Lipikar Baume AP+. Es preferible aplicarlo de abajo hacia arriba.

No olvides hidratar tu cuello y escote

Cómo elegir tu crema o bálsamo

Escoge una leche  o crema corporal hidratante hipoalergénica o un bálsamo para pieles sensibles, con tendencia atópica o intolerantes y con una textura agradable de usar.

En lo que respecta a su composición,  es importante que su fórmula contenga elementos similares a los lípidos naturales de nuestra piel (manteca de karité, ceramidas…), y que contenga los componentes estrictamente necesarios.

Una advertencia: no deberías usar ninguna crema con hormonas si padeces cáncer de mama.

Si estás recibiendo radioterapia

  • Para tu sesión de radioterapia, tu piel debe estar limpia y seca, por lo que es preferible no aplicar ninguna crema en la zona irradiada antes de la sesión.
  • Después de la sesión puedes usar una crema hidratante adaptada a tu piel sensible  (y si la guardas en el frigorífico, disfrutarás del efecto refrescante en tu piel). No dudes en preguntar a tu médico, farmacéutico o profesional sanitario,  qué productos para el cuidado de la piel puedes usar en las zonas irradiadas.
  • Si tu piel está enrojecida no dudes en usar un spray de agua termal en cuanto acabe la sesión. Está adaptada a las pieles sensibles. Tiene un efecto calmante, suavizante y anti irritante. También tienes disponible el formato pequeño para que puedas llevarla contigo y usarla en cualquier momento.
  • INFO +: Ten cuidado con los productos perfumados que puedan contener alcohol, que tiene un efecto desecante e irritante, o los aceites esenciales,  que deberían evitarse durante los tratamientos.

Los consejos de Carine

¿Notas que  tu piel es menos elástica? . Es un efecto habitual. Haz todo lo que puedas para cuidarla. Comienza con tu alimentación: pon color en tus platos, frutas, verduras y hortalizas cargadas de antioxidantes, proteínas y calcio; no olvides tomar 2-3 porciones de chocolate negro, fuente de antioxidantes… ¡ y de placer ¡