Chat

Envíanos un correo

0
test Fb connect
|ARTSEG_OP_PARENTSCORNER_SUN | |

EL RINCÓN DE LOS PADRES

Protección solar

Todo lo que necesitas saber para proteger del sol la piel de tu familia

Sun protection

Los niños y el sol: aprende buenos hábitos de protección

Enseña a tus hijos buenos hábitos de protección.

Aunque los adultos estén familiarizados con los peligros del sol, no siempre son conscientes de la extrema vulnerabilidad de los niños. De hecho, del 50 al 80% del daño provocado por los rayos UV sucede durante la infancia y adolescencia*. Durante las vacaciones, un tercio de los niños pasa una media de quince horas a la semana en bañador. Esta cantidad es demasiado grande. Especialmente si consideramos que el agua y la arena reflejan el 30% de los rayos UV. Y a esa edad, los niños no son capaces de evaluar el daño. Proteger a los niños del sol consiste, en primer lugar, en educarlos.

¿Por qué la piel de los niños es más vulnerable al sol?

La piel de los niños, que todavía se está desarrollando, es inmadura y más vulnerable, por lo tanto, a la intensidad del sol (quemaduras solares, daño celular y golpe de calor):

  • Al ser más fina, es más vulnerable al daño celular profundo.
  • Con un sistema de pigmentación menos desarrollado, no tiene un sistema de defensa propio (que, en los adultos, ayuda a proteger la piel de los rayos UV)

Consecuencias

Los niños solo expresan su incomodidad cuando el daño ya está hecho:

  • Las quemaduras solares y las agresiones graves a las células provocan daños irreversibles y hacen que la piel sea más frágil a largo plazo (aceleración del envejecimiento de la piel, mayor posibilidad de desarrollar cáncer de piel en su vida adulta).
  • Este daño profundo se agrava con el riesgo de sufrir deshidratación o un golpe de calor.
Estas son las razones por las que los niños deben estar completamente protegidos, incluso más que los adultos.

Buenos hábitos de protección solar para niños

Es esencial enseñar a los niños, incluidos los más pequeños, buenos hábitos con relación a la protección solar:
Evita los periodos de sol máximo (entre las 11:00 y las 16:00) con actividades a la sombra o siestas.

  • Lleva un sombrero de ala ancha, gafas de sol con cristales con filtro y ropa oscura (una camiseta negra protege más que una blanca).
  • Aplica protector solar de forma frecuente y generosa (al menos dos capas cada dos horas y después de nadar) en todas las zonas expuestas de la piel, sin olvidar la parte de atrás del cuello, las orejas y los pies.
  • Elige un protector solar con SPF 50+ y resistente al agua, que esté formulado específicamente para niños.
  • Bebe con regularidad.

¡CUIDADO! Para los niños menores de tres años, los médicos recomiendan que se evite el sol completamente.

* Robinson JK et al. Summertime sun protection used by adults for their children. J Am Acad Dermatol 2000

  • Facebook
  • Twitter
  • Pin